Cualquier temporada es imposible vaticinar dónde estará el equipo conquense, pero siempre se ha mostrado como un equipo aguerrido, combativo y ante el que ganar se hace harto complicado.

Son las claras señas de identidad de un Liberbank Cuenca que afronta una campaña para recordar, ya que por primera vez jugará en Europa.

Sin embargo, alcanzar competición internacional es una muestra del buen hacer del equipo, puesto que ha dejado de ser un equipo lanzadera y en las últimas campañas ha sido capaz de retener a sus mejores jugadores.

Los Thiago Alves, Colo Vainstein, David Mendoza, Sergio López, etcétera… llevan años ligados al club y se hace notar a la hora de jugar, como si de un reloj suizo se tratara. Esta campaña los refuerzos han sido Ángel Montoro, Lucas Moscariello y Santiago Baronetto, quienes tratarán de elevar el nivel de un equipo que se conoce a la perfección. Disfrutar en Europa, competir en España, objetivo claro de los pupilos de Lidio Jiménez. 

En 1989 llegó la primera oportunidad para la ciudad de Cuenca de vivir un hecho, entonces, histórico. Tener un equipo de balonmano en la máxima categoría, una Asobal que contó con el Madrid-Cuenca dicha campaña y que tenía directiva en tierras madrileñas, mientras que acudían al Sargal a jugar cada 15 días su partido correspondiente. 30 años después, el club se ha hecho mayor y se ha convertido en un fijo en la categoría, cuenta con una directiva, cuerpo técnico y algunos jugadores con origen conquense, y ya no se entiende el deporte conquense sin balonmano ni liga Asobal sin Cuenca.

Pero no ha sido ni mucho menos un camino de rosas. Desde aquella primera incursión hasta la actual se han vivido dos descensos. El primero de ellos fue efímero, ya que tras una sola temporada en la élite perdieron la categoría para regresar a Asobal en la 91/92, ya como Sociedad Conquense. Sin embargo, el segundo fue más doloroso. Perdieron la categoría en la 95/96 y vivieron una andadura en el desierto que les llevó incluso a Primera Nacional, con más de una década alejado de los focos de la máxima categoría. Cambios de directiva, de nombre, entrenadores y jugadores, solo permaneció el que seguramente es el mejor activo que puede tener un club, la afición.

Precisamente, si algo no ha cambiado es el empuje de los conquenses, que muestran especial predilección por su equipo de balonmano. Tras volver a la élite en un histórico ascenso en la 07/08, ‘Cuenca quiere Asobal’ fue su cántico que entonaron los aficionados en las campañas en las que estuvo al borde del descenso, especialmente una 14/15 en la que se salvó la categoría en una agónica última jornada ante Cangas. 

Sin embargo, la evolución del equipo le ha llevado de luchar por salvarse, a mirar las primeras posiciones. El cántico pasó a ‘Cuenca merece Europa’ y finalmente se hizo realidad en la 17/18. Lo rozó una temporada antes, en la que le faltó un gol ante Anaitasuna, pero sería ante Huesca con una excelsa victoria doce meses después, cuando se pudo celebrar un hecho irrepetible, hasta la fecha, en el deporte conquense.

Han sido muchos años de idas y venidas, de problemas económicos, descensos en el campo y también administrativos, pero al final, el balonmano pone a Cuenca en su lugar. Estamos en Europa.

C.D. Balonmano Ciudad Encantada

Contacto

Teléfono

(+34) 969 239 050

Correo electrónico

cbmciudadencantada@gmail.com

Sitio web.

bmciudadencantada.club

Sede

Calle Sargal, 0, 16002 Cuenca

Google maps

Redes Sociales