Clara victoria del Liberbank Cuenca sobre el Sinfín por 34-23 en un choque en el que los de casa necesitaban como el comer los dos puntos tras la caída en Benidorm y la derrota en la primera jornada contra el Atlético Valladolid, una derrota que aún escuece y de la que necesitan olvidarse los conquenses, que se impusieron a un Santander que solo aguantó en la primera parte.

 

C.R. Massó

Antes del comienzo del choque se pudo escuchar el himno del equipo y se estrenó el videomarcador en las presentaciones, hechos que hacían presagiar que sería una buena tarde de balonmano para los de casa, y lo cierto es que no defraudó, ya que Cuenca se mostró como en sus mejores ocasiones, con una gran defensa y un excelente Maciel bajo palos, que de nuevo mostró su mejor versión. En ataque estaba algo dubitativo el conjunto de Lidio Jiménez, con demasiados balones perdidos, que hizo que los de Santander hicieran un parcial de 0-4 y se pusieran 6-7 a los 15 minutos de partido. Tras ello reaccionó Cuenca, se puso a los mandos del equipo Nolasco desde la zona central y supo encontrar los huecos en ataque, sobre todo en la zona de pivote con Moscariello y Doldán y con los aciertos de Dutra y Vainstein, que pudieron desarrollar su mejor juego, el primero firmó 11 tantos y el segundo tres. Se llegó al descanso con 16-13, pero con sensaciones de poder haber matado ya el choque, ya que se notaba mucho la superioridad de los de Lidio.

En la segunda mitad no titubeó el Liberbank, salió de los vestuarios con el modo rodillo y los de Santander apenas pudieron dar respuesta, tan solo el veterano Ion Herrero y Valles tiraban del equipo, ya que Jorge Silva se fue apagando como el propio equipo de Reñones, que intentó la reacción con cambios en los extremos, pero no tuvieron su día ni en un equipo ni en otro. Cuenca iba tomando cada vez más ventaja y entraba en los últimos 15 minutos con una ventaja de siete goles, algo que hacía que el Santander bajara los brazos sin poder reaccionar ante la superioridad local. Los últimos minutos sirvieron para celebrar el choque, dar minutos a Kilian y Taravilla, que anotó su primer gol en Asobal, y de sumar un triunfo que puede dar confianza de cara al derbi de dentro de una semana, un derbi que en caso de ganarse pondría fin a las dudas que se estaban planteando al principio de esta temporada, porque quizás lo único que necesita el equipo es eso, encadenar dos triunfos seguidos que recupere la confianza en los más jóvenes de la plantilla.

 

Y está victoria además es de mérito, ya que ha sido sin Mendoza ni Xavi Castro, con Montoro muy pocos muy pocos minutos en pista y Vainstein y Hugo haciendo un tremendo esfuerzo por sus respectivas lesiones.

 

Ficha técnica:

 

33. Liberbank Cuenca (16+17): Leo Maciel; Vainstein (3), Doldán (4), Baronetto (3), Thiago Alves (6), Óscar Río (1), Sergio López, siete inicial, Kilian Ramírez (p), Dutra (11, 3p), Hugo López, Moscariello (4), Nolasco (1) y Ángel Montoro.

 

24. DS Blendio Sinfín (13+9). Jorge Villamarín; Valverde, Ander Torriko (1), Postigo (2), Jorge Silva (5), Iglesias (2), Dimitrievski (4), siete inicial, Pablo Salvarrey (p), Pla, Lastra, Sola (2), Lon Herrero (6) y Valles (2).

 

Árbitros: Colmenero Guillén y Rollán Martín. Excluyeron, por parte local, Moscariello (2), Thiago Alves, Doldán y Hugo López. Por parte visitante, a Dimitrievski (2), Valles, Da Silva, Valverde (3, por lo que no pudo terminar el partido) y Torriko.

 

Marcador cada cinco minutos: 3-2, 5-2, 6-7, 9-8, 12-11, 16-13, descanso, 18-14, 21-15, 22-17, 26-19, 29-22 y 33-24.

 

Incidencias: Encuentro correspondiente a la 5ª jornada de la Liga Asobal disputado en el polideportivo El Sargal ante unos 1.300 espectadores.

GALERÍA FOTOGRÁFICA

C.D. Balonmano Ciudad Encantada

Contacto

Teléfono

(+34) 969 239 050

Correo electrónico

cbmciudadencantada@gmail.com

Sitio web.

bmciudadencantada.club

Sede

Calle Sargal, 0, 16002 Cuenca

Google maps

Redes Sociales