El Liberbank Cuenca ganó por 25-27 este viernes en el Palacio de los Deportes de Huesca, en un choque en el que si alguien mereció llevarse los dos puntos fueron los de Lidio Jiménez, que siempre estuvieron por arriba en el marcador, pero en el que fallos en errores puntuales les costaba el que los osceneses llegaran a tener balón para adelantarse.

C.R.Massó

Un choque que era más importante de lo que parecía, la consigna era sencilla, «si queremos estar arriba hay que ganar en Huesca», eso se ha cansado de decirlo Lidio Jiménez durante la semana y sus chicos, lo cierto, es que se lo aprendieron bien. Venían de descansar de la jornada anterior, pero solo en algunos casos, ya que Maciel, Vainstein, Moscariello y Doldán habían estado con sus respectivas selecciones. Atrás quedaba la victoria ante Nava y la derrota en Irún en el último partido a domicilio.

Llegaba un choque de nuevo con las bajas importantes de Baronetto y Dutra, por lo que compartirían primera línea Natán y Marrochi y, en esta ocasión, era Eskerecic quien tenía la oportunidad en el lateral derecho. Salieron mucho mejor los conquenses, con defensas más que intensas y donde Huesca solo encontraba el espacio con superioridades numéricas y desde los extremos. Y es que el Liberbank fue castigo con varios dos minutos, aprovechados por los oscenses, aunque en el minuto 18 ponían la máxima diferencia en el marcador con el 5-9 de Marrochi, uno de los más destacados.

Parecía que la ventaja se iba a ampliar, porque se veía un buen Cuenca ante un desarbolado Huesca, que solo tenía chispazos por momentos, pero todo cambió tras una exclusión del Liberbank. Los locales marcaron a puerta vacía, poniendo un parcial de 3-0 y redondeado antes del descanso, al que llegaron con 13-13. Daba la impresión de que Cuenca debía ir ganando de seis o siete tras lo visto, pero los malos repliegues tras gol fueron aprovechados por Oier García, así como los tres siete metros errados en cuatro lanzamientos de penalti o esos errores con un jugador menos. Huesca podría estar hundida, pero tenía aire para luchar por los dos puntos.

Segunda mitad
Sentó mejor el paso por los vestuarios para Cuenca, que siguió defendiendo con su mejor versión, lo que hacía que a Huesca le costara un mundo el poder marcar, volviendo las diferencias a los tres goles con el 16-19 obra de Natán Suárez en el minuto 36. Podría ser esta la buena, se pensaba, pero Huesca no se rendía, aprovechaba cada superioridad para meterse en el partido, y, además, tampoco perdía las oportunidades que les brindaban los colegiados, con cuatro faltas en ataque por ninguna a favor de Cuenca o varios siete metros no señalados con los dos pies dentro de la defensa de Nolasco.

Una defensa que cada vez se hizo más fuerte y donde Cuenca dejó de encontrar los huecos, fue entonces cuando Vainstein se puso el mono de trabajo para tirar del carro, primero en defensa, luego en los siete metros y al final con una bonita guinda al pastel. Aunque no es de recibo hablar de los colegiados, y por ello dejaremos de hacerlo. El Liberbank tuvo que empezar a jugar con pivote, le faltaba tiro exterior y Doldán estuvo de nuevo impresionante, con goles, penaltis y exclusiones a favor. Uno de esos siete metros podría haber decidido el choque, era el tercero de Vainstein, que había marcado los otros dos, pero esta vez no acertó y Huesca puso las tablas. Un nuevo error en el ataque daba posesión a Huesca y con ello podría adelantarse por primera vez a falta de un minuto y 15 segundos. Pero apareció el pie del dos ‘Macieldona’, haciendo honor a uno de sus héroes de la infancia que cumplió hace unos días los años, detuvo la redonda que terminaría dando la victoria, porque Vainstein marcó desde el extremo a falta de 30 segundos, esta vez sí entró para jubilo y celebración de todos y en el último ataque de Huesca, la perdieron marcando Sergio a puerta vacía. El canterano firmó de nuevo un choque para destacar, donde marcó en momentos de tensión y demostró que el capitán se moja el primero.

Victoria de mérito, la segunda vez que ganan en Huesca en Liga Asobal, una victoria de las que hacen afición, de las que dan subcampeonatos, aunque sean momentáneos, y de las que te hacen recordar porqué vibras con este deporte y con este equipo. ¡Dos puntos y olé!

Ficha técnica
25 – Bada Huesca: Jorge Gómez (Arguillas); Val, Carmona (1), Camas (5), Adrian Pérez (4), Ostojic (1), Mota (1), Rodrigo (2), Mira (1); Oier García (4), Sergio Pérez (2), Nieto (2), Marcelo (1), Del Valle (1).

27 – Liberbank Cuenca: Maciel (Ibañez); Vainstein (4), M. Doldan (1), Suárez (4), Lindblad, Hugo López (1), Thiago (3), Moscariello (1), Fekete (2), Marrochi (3), Eskericic (1), Sergio López (7).

Marcador cada cinco minutos: 1-2; 3-5; 4-7; 6-9; 9-10; 13-13; 16-18; 17-19; 19-20; 21-23); 23-25); 25-27.

Árbitros: Álvarez y Bustamante, Excluyeron del Bada Huesca a Nieto, Rodriego, y Mira (dos veces); y por parte de Cuenca a Vainstein, Linblad, Sergio López y Thiago Alves

Incidencias: Partido correspondiente la octava jornada de la Liga Asobal. Palacio de los Deportes de Huesca, 1.300 espectadores.

 

C.D. Balonmano Ciudad Encantada

Contacto

Teléfono

(+34) 969 239 050

Correo electrónico

cbmciudadencantada@gmail.com

Sitio web.

bmciudadencantada.club

Sede

Calle Sargal, 0, 16002 Cuenca

Google maps

Redes Sociales

Lo más visto